Sede Principal Quibdó
Cll. 20 No. 5-66 La Yesquita
Tel. (4) 672 60 33
CAT Medellín
Cra. 55A No. 61 - 06
Tel. (4) 604 57 80
CAT Cali
Cra 122 No 15-21 (vía Pance)
Tel. (2) 485 04 38
CAT Bogotá
Cll. 60 Sur No. 80k-02
Tel. (1) 745 58 43
CAT Neiva
Cll. 44 No. 1 - 109
Tel. (8) 863 03 36
CAT Pereira
Cra. 7 No. 24 - 42
Tel. (6) 340 08 27
CAT Sincelejo
Cra. 17 No 28 A 11
Tel. (5) 2764404
CAT Uribia
Transversal 4 No 3 - 17
Tel.3114055655-3162740732
CAT Bosconia
Casa de la Cultura
Tel. 3002004517
Usted llegó aquí desde:


Semillero Yemayá incidiendo en los territorios de Cali


El semillero de investigación Yemayá de la facultad de Humanidades y Ciencias Religiosas, constituido en junio del 2018 y que plantea sus líneas en relación con la educación y la interculturalidad, ha iniciado el proyecto de investigación titulado “sistematización de la experiencia de formación artística de la Fundación Juventud, Arte y Vida en la comuna 20 del municipio de Cali”.  

Eison Valenzuela es integrante del semillero y líder de la Fundación. Él ha venido trabajando por 20 años con niños, niñas y adolescentes en la prevención de la vinculación a grupos delincuenciales y del consumo de sustancias psicoactivas en la comuna 20, a partir de actividades artísticas que han permitido el fortalecimiento del proyecto de vida de muchos niños y adolescentes que han participado. 
   
 El semillero le ha apostado a recuperar y reconocer experiencias en los territorios, a apoyar iniciativas como la Minga Indígena, Campesina y Popular y a aprender a investigar “haciendo”, desde el diálogo y el trabajo de campo, desarrollando metodologías de investigación participativas que vinculen a los sujetos.   

 Es así como el pasado sábado 18 de mayo, estudiantes y una de las docentes del semillero desarrollaron una Yincana con 20 niños y adolescentes en el Coliseo del Pueblo. La actividad tuvo como objetivo identificar las experiencias e imaginarios de los niños, niñas y adolescentes frente al proceso de formación artística que trabajan con la Fundación Juventud, Arte y Vida.  Para ello se desarrollaron diferentes pruebas en las que se hacían preguntas frente a su proceso y posteriormente se reflexionaba. Entre las reflexiones que hacían los niños referían a cómo el proceso les ha permitido ser felices, cambiar actitudes, fortalecer su proyecto de vida, ocupar su tiempo y aprender a ser mejores seres humanos. 

 Finalmente, los niños y adolescentes expresaron su agradecimiento por la actividad en la medida en que les permitió compartir entre ellos, divertirse y reflexionar, mientras que los estudiantes del semillero manifestaron la necesidad de continuar con estos espacios para su formación.

“La interacción se traduce en fortaleza para nuestra formación profesional y vivencial, y en acciones transformadoras para el proceso de la Fundación Juventud Arte y Vida”, expresó Elizabeth Belalcazar, estudiante de segundo semestre.  


Imágenes adicionales

haz clic en la imágen para verla en tamaño Grande